Josetxo Orueta

Jazz al revés

 

en-konplot-1.jpg

Tan raro fue aquel festival que el concierto acabó empezando puntual.

El grupo estrella tocó de telonero y el telonero al final.

Educadamente nos informaron de que Marcus Miller, antes de venir,

había dejado claro que se tenía que marchar. Pronto. Para coger un

avión, claro. La oscuridad necesaria aún no había llegado cuando se

puso a tocar, y tal fue su afán de provocar que empezó todos los

temas por su introducción.

El bajo sonaba como una trompeta y la trompeta como un

violín. Violín no tenían, ¿para qué iba a querer Marcus Miller un

violín? El batería, sin embargo, tocaba la batería.

 

(leer todo)

La última cueva

a3-2515096.jpg

Crear un sitio web gratis con emiweb.es - Reporte de abuso - Signaler un contenu illicite sur ce site